domingo, 8 de mayo de 2011

Ritmos XXI

Artículo sobre el concierto de los chicos en Madrid, en Ritmos XXI (gracias a la persona del comentario por el aviso), aquí.

Obsesión quiceñera en la visita de Mcfly a Madrid.

Voy a violar Dougie”, “I love McFly”, “Danny eres mi amor”…, fueron las frases más coreadas por el público durante el concierto que el grupo inglés McFly dio anoche en el madrileño Palacio Vistalegre. Un público bastante segmentado: chicas teens pintadas hasta las cejas (pero literalmente), cuyas manos sujetaban cartulinas con los nombres de los componentes del grupo juvenil.

Pero vayamos por partes. Preciados fue el grupo encargado de abrir el evento. Su single “Otra Oportunidad” fue elegida la canción de la Vuelta Ciclista a España del año pasado. El público, aún descentrado y deseoso de McFly, no supo apreciar su buen ritmo. Les siguió Lara. La cantante, con su potente voz, animó un poco más a la gente. Terminó con una versión muy rockera de la famosa “Highway To Hell” del mítico grupo AC/DC.

Se hicieron de rogar ¡y vaya si se hicieron de rogar! El intermedio entre los teloneros y el grupo de pop vino acompañado de una sucesión de anuncios publicitarios y canciones que se repitieron hasta la saciedad.

¡Y por fin McFly! Los gritos inundaron el Vistalegre pero el grupo los pudo superar con un “Party Girl”lleno de energía. En seguida tuvieron a todo los fans en sus bolsillos. Dougie y Harry, con su bajo y batería luminosos, dieron un toque decorativo a la puesta en escena. Las vueltas de Danny nos dejaron a todos anonadados. Tras el intento de éste por pronunciar correctamente Madrid, Dougie señaló en un castellano distorsionado que los temas musicales de McFly son gays (o eso entendió la gente).

Tocaron algunas de sus míticas canciones como “Lies”, “Falling In Love” o “Transylvania” y otros temas de su último álbum, Above The Noise, como “I Need A Woman”, “That’s The Truth” o “Shine A Light”, con la que cerraron el concierto.

Los espectadores gritaron, lloraron y rieron durante todo el show. Comportamiento típico de chicas adolescentes en el concierto de su grupo favorito. Pero lo cierto es que no sólo fueron las adolescentes. Hubo personas de muy variadas edades: familias acompañando a sus hijos, alguna chica más mayor de lo habitual y por supuesto algún novio acompañando a su teenager enloquecida.

En definitiva, fue un concierto para volver a tener quince años y liberar todo ese pavo acumulado. Todo ello acompañado de una buena dosis de amigos y música fiestera.

2 comentarios:

  1. La crónica está guay, pero por respeto pon el nombre del redactor y el link para quién se quiera meter:

    http://ritmosxxi.com/obsesion-quinceanera-en-la-visita-de-mcfly-a-madrid-2914.htm

    ResponderEliminar
  2. A mi me encantaron todas,porq mcfly(hay que ser sinceros)SE SALIERON!!!Fue 1 concierto inolvidable.
    No tocaron ninguna en acustico¿no?

    ResponderEliminar

Archivo del blog

Seguidores